El momento del exitoso impacto de la nave de la NASA contra un asteroide

Ciencias y Tecnología 27 de septiembre de 2022 Por GABRIEL BOTTARO
La sonda DART, que partió en noviembre desde California, logró cumplir con su objetivo tras diez meses de viaje. La prueba es clave para evitar una eventual amenaza futura.

La NASA impactó este lunes la nave DART contra un asteroide con el objetivo de desviar su trayectoria en lo que sería una prueba clave para una eventual amenaza futura.
 
El equipo de científicos del organismo estadounidense transmitió en vivo el momento en que la sonda colisionó contra la roca espacial a una velocidad de 20.000 km/h.
 

El momento del impacto de la nave contra el asteroide.
@NASA
 El impacto se produjo a 11 millones de kilómetros de la Tierra. Por ello, el jefe de la NASA, Bill Nelson, manifestó que este hecho debería "ayudar a determinar nuestra respuesta si detectamos un asteroide que amenaza con golpear la Tierra".

La nave, no más grande que un automóvil, despegó en noviembre de California. Tras diez meses de viaje, cumplió con su meta este lunes por la noche. 
La NASA le dio el gusto a Hollywood
Con esta demostración, se "agregarán a nuestra caja de herramientas métodos a los que podría recurrirse en el futuro", dijo recientemente Lindley Johnson, de la oficina de defensa planetaria de la NASA.

Otras ideas propuestas incluyen un "tractor de gravedad" o una misión para hacer explotar el hipotético objeto con un arma nuclear, el método preferido por Hollywood.


Esta técnica es la que experimentó la NASA este lunes y consiste en chocar contra un asteroide con una nave, con el fin de "empujarlo" ligeramente, y así desviar su trayectoria. Es un poco como jugar al billar en el espacio.

 
Esta primera prueba permitirá comprender cómo reacciona el asteroide y, por lo tanto, calcular mejor la fuerza necesaria en el futuro. Cabe señalar que el tamaño de la nave utilizada dependerá del tamaño del asteroide que amenaza con chocar con la Tierra.


Si la amenaza de impacto de un asteroide contra la Tierra fuera real, habría que lanzar una misión con uno o dos años de anticipación para enfrentarse a un asteroide pequeño, o décadas antes del impacto proyectado para objetos de cientos de kilómetros de diámetro.

Te puede interesar