Boom Supersonic quiere volar a cualquier parte del mundo en menos de cuatro horas, por US$ 100

Ciencias y Tecnología 04 de junio de 2021 Por GABRIEL BOTTARO

El sector de la aviación está en crisis, hay un impulso global para reducir las emisiones de carbono, y muchos de nosotros no hemos pisado un avión o abrazado a nuestros seres queridos que viven lejos en más de un año.

Revivir el sueño del viaje supersónico que murió con el retiro del Concorde hace casi dos décadas parece, de entrada, una fantasía extravagante.

El avión británico-francés Concorde, uno de los dos únicos aviones supersónicos que han operado comercialmente, voló de 1969 a 2003 y resultó ridículamente caro y un desastre para el medio ambiente.

Pero ahora un nuevo grupo de empresas emergentes está trabajando en proyectos supersónicos e hipersónicos. El pasado mes de octubre, la empresa Boom Supersonic fue la primera en lanzar un avión de demostración en condiciones reales, el XB1.

Diseñado con una capacidad de entre 65 y 88 personas, Overture se centrará en más de 500 rutas principalmente transoceánicas que se beneficiarán de las velocidades de Mach-2,2 del avión, más del doble que los aviones comerciales subsónicos actuales.

Un viaje de Nueva York a Londres duraría tan solo tres horas y 15 minutos, mientras que el de Los Ángeles a Sydney se reduciría a ocho horas y media.

Romper la barrera del tiempo podría ser un cambio radical, dice Scholl. «Cambia los lugares donde podemos ir de vacaciones, cambia los lugares donde podemos hacer negocios, cambia los lugares de los que te puedes enamorar o de los que puedes estar cerca».

Te puede interesar